Publicidad

ETFs inversos y ultrainversos

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

El mercado de instrumentos financieros es muy variado, y los inversores puede elegir entre un gran abanico de posibilidades atendiendo al riesgo, la rentabilidad, el tiempo o la cesta de valores en la que invertir. Dentro de cada uno de ellos también hay variantes, aunque todos tienen una cosa en común.

Cuando el índice al que están referenciados o el valor suben, mejora su rendimiento. Es decir a mayor rentabilidad en el índice, mayor rentabilidad en tu producto financiero. Pero en esto también podemos encontrar diferencias. Los resultados diarios de la comercialización de un ETF inverso se basan en la rentabilidad inversa diaria del índice de referencia.

fondos de inversión

Esto significa que el ETF sube cuando el punto de referencia o índice baja, y viceversa. Un ETF inverso, es un término equivalente a la celebración de las posiciones cortas, o a los beneficios de los precios en la tendencia bajista, gracias a una combinación de estrategias de inversión avanzadas.

Los resultados de la comercialización de los ETF y su apalancamiento se generan como un múltiplo de la devolución del desempeño diario del índice de referencia subyacente. Esto podría ser un retorno del 200%, por ejemplo. Sin embargo, no proporcionan el mismo múltiplo a largo plazo. En un solo día, un ETF apalancado, por lo general, cumple con el objetivo fijado para el múltiplo de la actuación diaria, pero si se lleva a cabo durante más de un día, los rendimientos pueden variar a partir de ese múltiple.

¿Qué diferencia hay entre un ETF y un ETF inverso?

Los ETFs son un instrumento financiero que se encuentran dentro de los fondos de inversión. Al igual que las acciones, se compran y se venden en bolsa y son fondos indexados. Su principal característica es que replican la composición de de un índice y por ello la rentabilidad obtenida será la misma que la del índice. Son, sin duda, el elemento estrella que permite posicionarse en todos los mercados. Puedes elegir entre sectores, tipos de activos, zonas geográficas… Gracias al ETF es posible beneficiarse de las subidas de varios activos y compensar las bajadas de otros.

wall-street-582921_640

Después de explicar cuál es el funcionamiento de los ETFs habituales, pasaremos al grupo de los ETFs inversos. El funcionamiento es el mismo que en el caso anterior, pero la diferencia es que cotizan un movimiento opuesto al habitual. Es decir, que cuando un ETFs habitual se beneficia de las subidas de sus activos, el ETF inverso lo hará de las bajadas de los activos. Al bajar las acciones, el  ETFs subirá. Esta es una forma de cubrirse ante otros ETFs que no sean inversos y, al igual que se compensa con los activos del ETFs, también de compensa entre ETFs. Gracias a este tipo de vehículos de inversión no es necesario acudir a productos más complejos como sería un derivado.

Para saber cuál sería el beneficio obtenido, simplemente se cambia de signo. Si el índice baja un 5%, el ETF inverso ganaría un 5%, y viceversa.

ETF apalancados

Un ETF apalancado funciona mediante el uso de una serie de derivados, por ejemplo, los índices swaps o futuros, con el fin de proporcionar a este múltiplo la exposición en el mercado para los ETF. Los riesgos son más altos en un fondo de apalancamiento, ya que las pérdidas también se multiplican por la misma cantidad.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

La comercialización de estos fondos de inversión está pensada para la inversión a corto plazo, lo que para un ETF con apalancamiento puede significar un solo día. Los inversores que buscan mantener una seguridad a largo plazo no deben tener en cuenta estos factores. A largo plazo, un fondo de apalancamiento puede desviarse de su índice de referencia, debido a los efectos de la capitalización de intereses, especialmente durante los períodos de volatilidad del mercado.

El grado de apalancamiento puede variar y las ganancias y las pérdidas se incrementan por dos, tres… A mayor apalancamiento más riesgo. Hay que tener en cuenta que a la hora de cuantificar las pérdidas y ganancias se calcula la rentabilidad de un día a otro y no se cuenta el valor al inicio y fin de la inversión. Por ello, si el índice ha ganado un 50%, un ETF apalancado por dos no va a ganar exactamente un 100%.

ETFs apalancados e inversos

Como ya se adelantaba, existen multitud de fondos de inversión que pueden variar en pequeñas características. Sin embargo, muchos de ellos se pueden complementar en un solo ETF. Es el caso de los fondos apalancados y de los fondos inversos. Además de replicar el índice de forma inversa, es decir, que ganan cuando el índice baja y viceversa, pueden tener un grado de apalancamiento que hará la ganancia (o la pérdida) mayor. A este tipo de ETFs se les denomina ultrainversos.

 

etfs

Los inversores deben asegurarse de que entiendan la naturaleza de los fondos cotizados antes de poner invertir cualquier cantidad, y que sean claros sobre los riesgos involucrados en este tipo de inversiones.

Toda la terminología financiera utilizada en los ETF inversos, es muy importante, ya que podremos tomar una decisión financiera, de una u otra manera, pudiendo gracias a estos instrumentos diversificar nuestra cartera con un solo tipo de producto. Los ETF inversos son importantes en la economía actual mundial, ya que tienen un efecto inverso a las tendencias en el mercado de valores, es decir que si el precio de las acciones en el mercado sube, el apalancamiento y los beneficios adquiridos por medio de estos fondos cotizados será muy alto.

Los ETFs se han convertido en uno de los vehículos de inversión más importantes. Aunque presenta muchas ventajas, su tributación no lo es tanto. Al contrario que ocurre con los fondos habituales, las plusvalías obtenidas al vender un ETF habrá que declararlas, independientemente de si se han invertido , de nuevo, en otro ETF.

La tributación de los ETFs es la siguiente:

  • hasta 6.000 euros, 19%
  • desde 6.000 a 50.000 euros, al 21%
  • más de 50.000 euros, 23%

Si quieres saber más sobre la tributación de ETFs, pincha aquí.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *