Implicaciones fiscales de las ETF

| abril 17, 2012 | 2 Comentarios

Los ETF o fondos cotizados, son una cartera de acciones, bonos, materias primas u otras propiedades de inversión que se negocian en las bolsas de valores como inversiones de capital. Los ETF se han desarrollado como una alternativa a los tradicionales fondos mutuos vendidos por intermediarios. Ellos eran particularmente atractivos, sin embargo, los ETF suelen cobrar tarifas más bajas que los fondos de inversión tradicionales y también tienen importantes ventajas fiscales.

Ganancias sobre capital

Las ventajas fiscales más importantes de los ETF se derivan de las ganancias de capital. Las ganancias de capital se producen cuando un activo de inversión se vende por un valor superior a su precio de compra. El incremento del valor del activo es el importe de la ganancia de capital, que normalmente se grava como renta. Por ejemplo, un ETF comprado por 40 euros, que luego se vende por 50 euros generaría una ganancia de capital de 10 euros.

Las ganancias de capital en los ETF son generalmente activas sólo cuando se vende un ETF por el inversor. Para los inversores a largo plazo, esto no puede suceder por muchos años o incluso por décadas, después de la inversión inicial. Los fondos de inversión tradicionales, sin embargo, generan ganancias de capital cuando los activos de la cartera se venden y el desplazamiento financiero no se realiza por las pérdidas de otras transacciones de la cartera. Debido a que es necesario volver a ajustar las carteras de los fondos de inversión, es típico que un fondo tradicional genere ganancias de capital al año.

Dado que las ganancias de capital se activan antes en un fondo de inversión, esto significa que las ganancias de capital son diferidas en los ETF. Estos impuestos deben ser pagados cuando el ETF es finalmente vendido. Al diferir los impuestos, el propietario de la ETF puede reinvertir el dinero que habría utilizado para pagar impuestos y generar ingresos adicionales.

Esto supone que, a largo plazo, el precio de las ETF y los fondos de inversión tradicionales se incrementarán en términos de valor. Cuando los precios caen, las pérdidas de capital reemplazan el lugar de las ganancias de capital. Dado que las pérdidas de capital son deducibles (dentro de los límites), es un factor que es deseado por la mayoría de los inversores.

Sin embargo, los inversionistas de las ETF pueden mejorar la gestión de sus pérdidas de capital mediante la venta de sus inversiones después de un período de decadencia y con la recompra de algunos activos similares. También se pueden administrar cuidadosamente sus inversiones para asegurarse de que sus ganancias de capital se clasifiquen como ganancias de capital a largo plazo, ya que estas son gravadas con tasas menores, a diferencia de las ganancias de capital a corto plazo. Los fondos de inversión tradicionales no pueden hacer esto.

Consejos

Los ETF y los fondos de inversión tradicionales generan ingresos por dividendos, estos no son controlables y están sujetos a impuestos anuales. Sin embargo, existen muchas opciones de inversión en las ETF que son de bajas tasas de intereses, o incluso no pagan dividendos.

Categoría: Bolsa Americana, Bolsa Española, Bolsas Asiaticas, Bolsas Europeas, ETF

Comentarioss (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Elena dice:

    Implicaciones fiscales de las ETF…

  2. Nacho dice:

    Hola Elena,

    Habria alguna forma de contactar contigo. Es para una colaboración.

    Gracias,

    N.

Deja un comentario


Logo FinancialRed