Publicidad

Fondos indexados, ¿la mejor fórmula para el ahorro pasivo?

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Una de las principales opciones de los inversores a la hora de diversificar su cartera es depositar sus ahorras en fondos de inversión. Como sabemos los fondos de inversión consisten en invertir los ahorros en un fondo común, con más inversores, e invertirlo en diferentes instrumentos financieros que forman el fondo. Además todos los trámites y responsabilidades se delegan en un banco o en una sociedad financiera.

La idea principal de un fondo de inversión es obtener rendimientos de forma proporcional a lo que lo hace un índice en conjunto. Por ejemplo si invertimos en un fondo indexado de S&P, durante un año, el fondo nos dará la rentabilidad que ha obtenido el índice en ese tiempo.

fondos

Una de las variantes más comunes dentro de los fondos de inversión son, por un lado los fondos indexados apalancados, y por otro los ETFs. Ambos tipos de fondos son propios del ahorro pasivo, ya que su funcionamiento es básicamente la réplica de un índice. La diferencia entre uno y otro es, que los fondos indexados apalancados se limitan a la réplica de índices bursátiles como el Ibex-35 o cualquier otro. Donde el dinero invertido está proporcionalmente repartido a los valores de ese índice. Por otro lado tenemos los ETFs, la diferencia se encuentra en que estos fondos replican índices con instrumentos financieros más variados, que pueden ir desde valores bursátiles hasta futuros o derivados.

Los ETFs se comercializan en el mercado de acciones regular como una acción normal. Con esto también se entiende que tienen el mismo funcionamiento, es decir que se pueden comprar y vender en cualquier momento a lo largo del día. Además la comisión de los ETFs es menor que las de los fondos de inversión comunes.

En el caso de los fondos indexados, la rentabilidad obtenida es múltiplo, es decir que puede doblarse o triplicarse. Los fondos indexados suelen ser para inversores de un sólo día, y no se invierte con vistas a largo plazo.

Por otro lado, la rentabilidad obtenida, semejante a la rentabilidad del índice en cuestión, no será la misma, pues habrá que pagar unas comisiones que varían dependiendo del tipo de índice en el que hemos invertido.

Qué tienes que tener en cuenta

Operar con fondos de inversión de cualquier tipo, fondos indexados o ETFs también puede hacerse a través de un broker o de una sociedad financiera. Habra que tener en cuenta algunas consideraciones como:

  • Fondo de inversión elegido. No todos los brokers o sociedades financieras operan con todos los fondos disponibles. Es importante conocer su catálogo con anterioridad.
  • Entrada y aportación mínima. Todos los fondos índice tienen una entrada mínima y una aportación mínima. La entrada mínima consiste en el importe mínimo de la primera compra que vayas a hacer de ese fondo y la aportación mínima es el importe mínimo de cada compra. La entrada mínima general es de unos 1.000 euros, pero a veces puede ser de 30.000.
  • Comisiones. Es importante conocer las comisiones, ya que muchas veces son bastante diferentes entre unos y otros. Además también pueden variar dependiendo del tipo de índice y de producto financiero.

Los fondos de inversión son uno de los principales instrumentos utilizados por los inversores para diversificar su cartera y para obtener un un beneficio pasivo que no suponga el pago de altas comisiones.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *